Micaela Bastidas

En esta biografía corta te presentamos a Micaela Bastidas Puyucahua (1744-1781) quien fue pionera y mártir de la independencia del Perú. Esposa y guía del cacique José Gabriel Condorcanqui (Túpac Amaru II), lideraron la rebelión anticolonial de Tinta.

Además, su valentía y lucha contra el yugo español condujo a su ajusticiamiento. Micaela representa un símbolo de heroísmo americano contra la invasión española.

Micaela Bastidas
Fuente: Ilustra.org. Artista: Clepz Arellano

¿Por qué es importante o conocida?

Fue la principal estratega política y militar de Túpac Amaru durante la rebelión de 1780. Aparte, participó en el “consejo de los cinco” por su sólida certeza, inteligencia e intuición.

Así mismo, participo en el juicio de Antonio de Arraiga y asumiendo diversos papeles en el movimiento. A su vez, intervenía con dinamismo y convencimiento, siendo la consejera y conductora de Túpac Amaru.

Vida temprana

Nació el 23 de junio de 1744 en Tamburco. Hija del africano Manuel Bastidas y de la indígena Josefa Puyucahua. Era conocida como “zamba” por sus raíces mestizas.

Físicamente dotada de belleza, piel morena y cabello negro ondulado. El 25 de mayo de 1760 contrajo matrimonio con el descendiente directo del último Inca Túpac Amaru I, José Gabriel Condorcanqui.

Seguidamente, la boda se realizó en la iglesia de Nuestra Señora de la Purificación, en Surimana, tierra natal de Condorcanqui. Se convirtió en un matrimonio histórico, concibieron tres hijos varones, Hipólito, Mariano y Fernando.

Educación

Durante su infancia recibió la educación necesaria en letras y artes dirigida a las mujeres de esa época. Su esposo, José Gabriel Condorcanqui fue su maestro ideario, quién rápidamente la envolvió en la situación compleja de su pueblo.

Micaela se concientizó de los hechos, ofreciendo su apoyo fielmente, defendiendo y esparciendo los postulados que ayudarían a despertar la conciencia de su gente. De esta manera, ayudo a conseguir la libertad de la opresión y explotación española.

¿Qué hizo?

En 1780, el sufrimiento y la explotación de los indígenas cuzqueños encaminada por los españoles era inadmisible.

Cuando cesó el diálogo con los representantes españoles, José Gabriel Condorcanqui decide dirigir un movimiento contra el colonialismo español. Apoyado por curacas, indios, criollos y mestizos, adquiriendo el nombre de Túpac Amaru II.

El 4 de noviembre de 1780 difundió una alocución independentista dando comienzo a la rebelión de Túpac Amaru II.

Posteriormente, fue apresado el corregidor Antonio de Arriaga y condenado a muerte. Automáticamente, Micaela ocupó una posición de consejera en los movimientos. Dirigió acciones y participó en la captura y juicio contra el general Arriaga.

Por otro lado, contribuyó al abastecimiento de armas, recursos y vestimenta para las tropas. Esto se debe, porque los indígenas tenían prohibido portar armas de fuego.

Últimos años

En sus últimos días Micaela Ayudó a obtener y comercializar dinero y alimentos. Consignaba permisos para facilitar el movimiento de los viajeros en el territorio.

También, estuvo al cuidado de los indígenas empleando diligencia y medidas de seguridad, evitando espionajes.

Instauró un sistema de comunicaciones a caballo que llevaban de manera inmediata la información de un destino a otro dentro del territorio enemigo.

Muerte

Micaela Bastidas aconsejaba perpetrar un ataque a Cusco para alcanzar su rendición. Su esposo ignoró su consejo para concentrarse en otras villas, un grave error estratégico debido a que fueron descubiertos por un traidor.

El contingente de Túpac Amaru, Micaela y sus hijos Hipólito y Fernando, fueron emboscados, capturados y llevados a Cusco. Persistieron cautivos en el convento de la Compañía de Jesús transformado en cuartel militar.

Fueron interrogados y torturados para obtener información de la ubicación de las tropas revolucionarias. Los opresores les ofrecían disminuir la pena si traicionaban a sus amigos, pero no lograron obtener información. El 14 de mayo fueron condenados a la pena de muerte.

 El dictamen decretaba el descuartizamiento en vida para el jefe principal, y amputaciones y pena de muerte para los otros culpables. El 18 de mayo de 1781 fueron ejecutados en la Plaza de Armas del Cuzco.

Micaela y su esposo fueron obligados a presenciar la condena de su primogénito, Hipólito. Primero le fue segada la lengua y posteriormente fue ahorcado.

Por último, Micaela subió a la plataforma altiva y desafiante. Los verdugos trataron de segarle la lengua, pero opuso resistencia y solo alcanzaron cortársela después que murió.

Fue sometida a la pena de garrote, pero por tener un cuello delgado el torno no alcanzó ahorcarla. Fue aplicado un lazo que rodeaba su cuello, que tiraban de uno y otro lado para estrangularla.

Vídeo sobre Micaela Bastidas

Referencias Bibliográficas

  1. Herrera, A. (2006). Micaela Bastidas. Recuperado de http://www.wikipedio.org/wiki/Micaela_Bastidas
  2. Micaela Bastidas (s.f.) Recuperado de https://historiaperuana.pe/biografia/micaela-bastidas-puyacahua/
  3. Micaela Bastidas (s.f.) Recuperado de https://www.feandalucia.ccoo.es/docu/p5sd10546.pdf
¿Cómo citar?
Micaela Bastidas. Autor: Editores de BiografiaCorta.co Última edición: enero 13, 2020. Disponible en: https://biografiacorta.co/micaela-bastidas/

Deja un comentario