David Alfaro Siqueiros

Descubre en esta biografía corta la vida de David Alfaro Siqueiros quien fue pintor, militar y uno de los muralistas destacados de su época, conocido por inculcar en cada una de sus obras sus ideales políticos muy marcados. David Alfaro es caracterizado por cómo relacionaba de forma creativa la pintura y la política, aun así, manteniendo sus raíces mexicanas con preocupaciones de surrealismo y expresionismo europeo, muy popular en la época.

David Alfaro Siqueiros

Vida temprana

El 29 de diciembre de 1896, nace este ilustre mexicano, en el estado de Chihuahua, México. Hijo del abogado Cipriano Alfaro y Teresa Siqueiros. Durante su niñez su padre lo llevó a él y sus hermanos a vivir a Irapuato, Guanajuato, para comenzar sus primeros estudios bajo la tutela de sus abuelo paternos Antonio y Eusebia Alfaro, quienes marcaron de forma positiva su formación. Al fallecer su abuela, se trasladaron a la Ciudad de México.

A los dieciocho años de edad Siqueiros se unió al Ejército Constitucional de Carranza en contra del gobierno de Victoriano Huerta. Al caer este mandatario en 1914, Siqueiros siguió en la lucha ‘posrevolucionaria’, gracias a esto y sus viajes militares por todo el país,  logró conocer la cultura mexicana y la lucha diaria de los trabajadores y campesinos de clase baja.

Educación

Alfaro al llegar a Ciudad de México en 1911 ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria. En las noche asistía a la Academia de Bellas Artes de San Carlos, en este tiempo solo tenía quince años cuando se vio involucrado en la huelga estudiantil de esta distinguida academia. Protesta que iba dirigida a la forma de enseñanza de la escuela y la destitución del director. Luego de que se uniera a las fuerzas de Carranza en 1914, y conociera sobre las problemáticas sociales del mexicano trabajador, y los campesinos pobres, en 1919 regresó a Ciudad de México a pintar, antes de viajar a Europa.

Estando en París, se le fue inculcando la influencia del cubismo, en particular el estilo de Cézanne, y el uso de colores intensos. Durante este tiempo conoció a Diego Rivera, uno de ‘Los Tres Grandes’ al comenzar su gran carrera como muralista. Así emprendieron juntos un viaje a Italia donde estudiaron a los grandes pintores del renacimiento.

Siqueiros quien ya estuvo influenciado por el marxismo y vio el día a día de las clases sociales más bajas de su país. Realizó un manifiesto donde buscaba un realismo social con las clases proletarias tanto de México como el mundo, dando el inicio a la integración de la pintura y la política en un solo ser.

Familia e hijos

Estuvo casado durante seis años con la escritora, periodista, y poeta uruguaya Blanca Luz Brum. A ella la conoció en el Congreso de Sindicalistas en Montevideo, siendo un encuentro apasionado lo único que motivó a Blanca junto a su hijo Eduardo a ir con Alfaro a México. Durante estos dichos años vivieron momentos muy duros, al caer presos junto al pequeño hijo de Blanca durante dos meses, después Siqueiros fue encarcelado durante seis meses más. Se divorciaron en 1935, por lo cual Blanca se traslada Chile.

No se conoce la fecha en la cual Siqueiros contrae nuevas nupcias con Angélica Arenal Bastar, estuvieron casados hasta el momento de la muerte del ilustre pintor. De esta unión nació Adriana Alfaro Arenal, la única hija del artista. Adriana fue una bailarina de danza contemporánea y una de las principales promotoras de las obras de su padre. Como dato curioso Adriana murió un 4 de enero de 2012, y fue incinerada un 5 de enero, un día antes de la fecha en la que murió su padre.

Obras más importantes

Al relacionar la política con el arte, Siqueiros influenció en cada uno de los murales sus ideales marxista y su fiel creencia de la ‘nueva democracia’. En sus obras se pueden visualizar distintos tipos de ‘denuncias públicas’, las cuales el artista las hizo con toda la intención del mundo, así crear un mensaje social.

Para él la pintura no tenía que ser exclusiva, de hecho apoyaba la idea de que fuera parte de la propiedad pública para que todos vieran el mensaje que reflejaba cada mural. La belleza no era lo más importante, si no, el duro trabajo para producir obras ideológicas donde cada persona entendiera la lucha o el pensamiento que se quería transmitir, basándose siempre en luchas sociales de las clases obreras mexicanas y del resto del mundo.

El arte no era un placer individual, los murales representaban una potestad educativa y un poder combativo, es decir, con sus murales quiso representar la historia desde el punto de vista de los trabajadores y campesinos pobres y también transmitía mensajes en contra de los ideales burgueses y capitalistas.

Estas razones fueron por las cuales David Alfaro Siqueiros pasa a formar parte de ‘Los Tres Grandes’ junto con Diego Rivera (a quien conoció en Europa) y José Clemente Orozco, siendo los muralistas con más prestigio en México, dando a conocer sus obras por el mundo entero, manteniendo sus ideales políticos.

La defensa de sus convicciones y sus creencias comunistas, lo llevaron personalmente a la ruina, estuvo preso muchas veces durante su cargo como secretario general del Partido Comunista Mexicano. Fue llevado al exilio en Estados Unidos cuando ocurrió el intento de asesinato de León Trotski, a pesar de todo, nada de lo que sucedió apagó su carácter comunista y sentido de la vida hacia la igualdad social.

En sus obrar no solamente podemos visualizar lo fuerte de sus ideales, también podemos observar los colores vivos, las perspectivas acentuadas, donde Siqueiros quería encontrar la fusión idónea entre pintura, arquitectura y escultura. Él buscaba que cada mural tuviese visualmente profundidad y un efecto tridimensional. Gracias a esto, contribuyó a la fundación del Sindicato de Pintores, Escultores y Grabadores Mexicanos Revolucionarios, de igual forma contribuyó a la creación de un Taller Experimental en Nueva York donde surgieron artistas de la talla de Jackson Pollock.

Entre sus obras más destacadas tenemos:

Nueva democracia (1944 – 1945)

Se puede observar a una mujer encadenada, con los ojos vendados, los brazos están extendidos, y diversos elementos que simbolizan diversos mensajes políticos.

El coronelazo (1945)

El objetivo de esta obra era dejar en claro que la finalidad del hombre es conseguir la libertad política, en contra del fascismo. Es un autorretrato donde muestra la figura de Siqueiros, con el brazo extendido.

Del porfirismo de la revolución (1957-1966)

Se encuentra en la Sala de Siqueiros del Castillo de Chapultepec, tratándose de la Revolución mexicana, muestra a militantes de la época, entre sus simbolismos podemos observar la instauración de un poder de más de 30 años como de igual forma refleja la decadencia del porfirismo a través de bailarinas que entretienen a los burgueses y aristócratas de la época.

Muerte Al Invasor (Chile 1940)

Fue una colaboración entre Siqueiros y Guerreros. Siendo uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad de Chillán en el país sudamericano, cuenta con dos muro, muro norte y muro sur. Dónde en el primero podemos observar al último emperador azteca, subiendo por los peldaños de los na pirámide, dónde va lanzando flechas en forma de cruz – espada – ataúd, simbolizando la religión cristiana que inculcaron los invasores, la inquisición y la muerte. En el muro sur, relata la historia de Chile aparecen guerreros destacado del pueblo mapuche, al igual que ilustres personajes chilenos de la filosofía, al igual que militares y políticos.

Maternidad (1973)

Uno de sus últimos murales, muestra su últimas luchas las cuales era la lucha por el proletariado, siendo el proyecto más importante que tuvo los últimos años de su vida: el Polyforum Cultural Siqueiros

Últimos Años

Durante los últimos años de su vida, realizó distintivos murales, como el mural en el Castillo de Chapultepec, titulado “Del Porfirismo a la revolución”. Durante el año que estaba realizando este mural (1960) es perseguido y se le acusaba de disolución social, debido a que Siqueiros era el presidente del “Comité de Presos Políticos y la Defensa de Libertades democráticas”. Fue privado de libertad durante cuatro años, pero en su estadía en la prisión de Lecumberri, realizó numerosos bocetos para el proyecto de la decoración del Hotel “Casino de la Selva”.

En 1966 recibe un Premio Lenin de la Paz y durante ese mismo año recibe el Premio Nacional de Bellas Artes de México. Dos años después, en 1968, termina el mural en la Asociación Nacional de Autores (ANDA), titulado ‘La historia del teatro’.

Muerte

Siqueiros falleció el 6 de enero de 1974 en Cuernavaca, Morelos, México. Su cuerpo fue inhumado en la Rotonda de los Hombres Ilustres.

Antes de su deceso, Siqueiros donó su casa en Polanco al pueblo mexicano, el cual desde 1969, le había dedicado a Salas de Arte Público y al Museo de Composición de Pintura Mural

David Alfaro Siqueiros fue un gran pintor y muralista mexicano, siendo siempre fiel a sus ideales y sus convicciones sociales. Demostró que no pintaba para él, pintaba para las luchas sociales, para transmitir a través de esos grandes y coloridos murales información, educación, para contar la historia de cada movimiento ocurrido en su época, mostrando las luchas de las clases sociales bajas.

Vídeo sobre las obras de David Alfaro Siqueiros

Referencias Bibliográficas

¿Cómo citar?
David Alfaro Siqueiros. Autor: Editores de BiografiaCorta.co Última edición: abril 24, 2020. Disponible en: https://biografiacorta.co/david-alfaro-siqueiros/

Fin de de la biografía.

Deja un comentario