Agustín de Iturbide

En esta biografía corta hablaremos de Agustín de Iturbide quien fue un militar y político mexicano. Sin embargo, es mayormente conocido en la historia mexicana como el primer emperador de México. Su vida y hazañas son estudiadas en todas las escuelas del país cada año; y son particularmente interesantes por todos los cambios y acciones que cometió, además de su final.

A Agustín de Iturbide se le conoció también como “El Dragón de Hierro”, era un perseguidor de los insurgentes que buscaban la libertad de México. Sin embargo, después de un tiempo Agustín de Iturbide fue quien consumó la libertad e independencia para el país. No obstante, para muchos los verdaderos independentistas fueron Miguel Hidalgo y José María Morelos y Pavón, pues desde un principio eran los líderes de la insurgencia, los cuales eran perseguidos por el ejército realista perteneciente a Agustín de Iturbide. Por lo que, aunque no es un personaje muy querido por muchos, sin duda se le debe a él la independencia de la nación mexicana.

Agustín de Iturbide

Vida temprana

Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu nació el 27 de septiembre de 1783 en Valladolid, conocida actualmente como la ciudad de Morelia, México. Es hijo del español José Joaquín Irtubide y Arregui, y de la mexicana María Josefa de Arámburu y Carillo de Figueroa. Era de una familia acaudalada de clase alta, pues cuando vivían en la Nueva España (territorio perteneciente al imperio español) su familia pertenecía a la nobleza. Sin embargo, después de un tiempo de trabajar con su padre, el joven Iturbide no siguió con el comercio familiar, sino que se alistó al ejército realista.

Educación

Se sabe que ingresó al Seminario Tridentino en su poblado natal, con el propósito de estudiar y formarse en la carrera de gramática latina; pero a la edad de 15 años dejó sus estudios para ocuparse con su padre en la administración de su hacienda, empezando a integrarse en los negocios familiares. No obstante, 2 años después se alistó al servicio militar en el Regimiento de Infantería Provincial de Valladolid, con el rango de alférez (un grado inferior en muchas armadas); en donde poco a poco fue ascendiendo.

Familia

El 27 de febrero de 1805, con 22 años, Agustín de Iturbide se casó con Ana María Josefa Ramona de Huarte y Muñiz, de 19 años, a quien después de esa unión se le conoce como Ana Huarte de Iturbide. Ambos se conocieron en la infancia, en donde el noviazgo perduró por años y se convirtió en matrimonio.

Sin embargo, gran parte de sus años de casados lo pasaron en diferentes lugares, pues la carrera militar de Iturbide no le permitía estar mucho tiempo cerca de su esposa. A pesar de esto, durante 20 años de matrimonio concibieron 10 hijos. Cada hijo nació en diferentes lugares del territorio mexicano; todo dependía del lugar en donde Iturbide era solicitado como militar.

El primogénito de ambos padres fue Agustín Jerónimo de Iturbide, a quien su padre le designó la corona del Imperio, y pasó a titularse como el Príncipe Imperial Don Agustín Jerónimo de Iturbide.

¿Qué hizo Agustín de Iturbide?

En su carrera como parte del ejército realista se concentró en perseguir, capturar y frustrar los planes de los rebeldes independentistas. En sus primeros años, en 1810, se enteró de los planes de insurgencia en contra del Imperio español, liderada por Miguel Hidalgo y se negó a participar en aquel plan. Tiempo después participó en el enfrentamiento militar entre los insurgentes y los realistas, conocido como la Batalla del Monte de las Cruces. Su excepcional participación fue premiada por el virrey de Nueva España Francisco Xavier Venegas, quien lo designó capitán de la compañía de Huichapan del batallón de Toluca.

En sus siguientes años siguió con el mismo objetivo: combatir contra las guerrillas independentistas. En ese entonces se le llegó a conocer como “El Dragón de Hierro”.

Algunos investigadores alegan de que Iturbide no estaba en contra de la independencia de la nación, simplemente no estaba de acuerdo con los métodos que los rebeldes independentistas utilizan, puesto que eran un ejército constituido por el pueblo criollo sin educación militar, desorganizando e improvisado; provocando que muchas veces se perdieran vidas inocentes en los ataques.

Para 1815, se ejecutó y capturó a José María Morelos, uno de los últimos líderes del movimiento independentista; por lo que parecía que la misma estaba a punto de terminar, pues solo quedaba un representante: Vicente Guerrero.

Para Iturbide las cosas se complicaron cuando fue acusado de abuso de autoridad y otros cargos, y fue destituido de sus privilegios.

Inicio de la independencia

Sin embargo, para 1820, el movimiento volvió a surgir. Y ante las posibilidades de que se estableciera en México una forma de gobierno independiente, el virrey Juan Ruiz de Apodaca instituyó a Iturbide como comandante general del Ejército del Sur, dándole la misión de derrotar a Vicente Guerrero y sus tropas.

A pesar de ello, Iturbide era un hombre estratega y oportunista, con un ojo clínico para saber qué partidos le convenían. Por lo que comprendió que no podría derrotar a Guerrero sin arriesgar mucho; no sería una tarea fácil, así que decidió unirse a la causa independentista.

Al unirse con Vicente Guerrero crearon el Plan de Iguala, con el que se plantearon 3 objetivos que buscaban: la igualdad entre criollos y españoles, la independencia de México, y la supremacía de la Iglesia Católica en el naciente Estado que se formaría; proclamando así una nueva rebelión.

Proceso e institución de la independencia

La estrategia de estos 3 objetivos resultó positiva para el plan, pues ganó el favor de casi toda la población; incluyendo a los independentistas, conservadores y hasta realistas, conformándose así El Ejército Trigarante de Iturbide. Por lo que al ver tal dominancia, el virrey de España, O’Donojú, firmó el tratado de Córdoba en 1821, dando fin a la guerra y reconociendo la independencia de México.

Unos meses después de ese mismo año, Iturbide regresó a la ciudad de México, siendo aclamado como un héroe, donde proclamó la independencia del país. En 1882 por designio del tratado de Córdoba, la nación debía llamarse Imperio Mexicano, siendo así una monarquía constitucional en donde gobernaría la dinastía borbónica. Sin embargo, no había un mismo pensar sobre esto en el Congreso, pues los monárquicos, que eran gran parte de la población, estaban divididos en borbónicos e iturbistas; en donde estos últimos querían instituir a Iturbide como emperador.

Emperador de México

Para el 22 de mayo de 1822 el Congreso instituyó como emperador a Agustín de Iturbide, pasándose a llamar Agustín I, y a su esposa como la emperatriz. En ese momento también se proclamó como hereditaria la sucesión de este poder.

No obstante, su imperio no duró mucho. El país estaba sumido en una bancarrota económica por los muchos años en guerras, problemas que Iturbide no supo resolver puesto que no tenía conocimientos políticos; sumado a esto la falta de apoyo por parte de la población se iba incrementando. Además, las acciones absolutistas de Iturbide iban afectando su relación con España, en la cual el reciente gobierno liberal desconoció la independencia de México, declarando inválido el tratado de Córdoba hecho por el virrey O’Donojú.

Últimos años y muerte

En la ejecución del Plan de Igual, Iturbide mantuvo contacto estrecho con Antonio López de Santa Anna, mejor conocido como Santa Anna. Ante tal amistad, Iturbide lo instituyó como gobernador militar de Veracruz. Sin embargo, luego de un intento fallido por parte de este gobernador por apoderarse del castillo de San Juan de Ulúa, es destituido de sus cargos por el emperador; a lo que Santa Anna decidió liderar una revolución en contra de Iturbide, conocida como “La revolución de Casa Mata”, la cual fue apoyada por tropas y generales. Ante esto Iturbide decidió abdicar el 19 de marzo de 1823 e irse del país.

En el año 1824, en los primeros días de julio, junto con su esposa y sus dos hijos menores, regresó al país. Llegaron al puerto de Soto la Marina, en el actual estado Tamaulipas. Pero para su desgracia Iturbide era inconsciente de que había un decreto en su contra que lo declaraba como un traidor, y debía ser ejecutado. Por lo que Agustín de Iturbide fue detenido y fusilado el 19 de julio de 1824, a sus 43 años de edad.

Pasaron varios años antes de que se le reconociera como el libertador de la patria. Y para 1838 sus restos fueron trasladados y sepultados en la Capilla de San Felipe de Jesús de la catedral capitalina.

Referencias Bibliográficas

¿Cómo citar?
Agustín de Iturbide. Autor: Editores de BiografiaCorta.co Última edición: octubre 2, 2020. Disponible en: https://biografiacorta.co/agustin-de-iturbide/

Fin de la biografía.

Deja un comentario